Seleccionar página

Seguro que en muchas ocasiones has comentado con tus vecinos el hecho de instalar placas solares para el uso comunitario. Instalar placas solares en una comunidad de vecinos es una manera de reducir la factura de la luz de la comunidad además de consumir energía renovable y ser un poquito más sostenibles.

Instalar placas solares en una comunidad de vecinos hace unos años no era posible, ya que la ley prohibía instalar un panel solar para el uso de más de una vivienda, ya fuera dentro de la misma ciudad, como fuera de ella. Exactamente, la ley obligaba a que en la instalación estuviera conectada a una sola vivienda.

La luz del sol es una fuente de energía y, por supuesto, de ahorro. Instalar placas solares en una comunidad de vecinos, supone un gran ahorro económico y energético, bastante grande. La luz viene del sol y la convierte directamente en energía para ser consumida en la comunidad de vecinos.

Tener placas solares en una comunidad de vecinos es una manera de incentivar el autoconsumo, además de ahorrar tiempo en la gestión de los papeleos y amortizar la inversión inicial a la mitad de tiempo.

¿Por qué es rentable utilizar placas solares comunitarias.?

Cuando la placa solar produce energía y esa energía no es consumida en el momento, la energía se pierde. En muchos países, se contempla lo que es el balance neto, es decir, los excedentes de energía de una placa solar de un edificio, se pueden verter a la red pública y que por ejemplo los bares y tiendas de tu barrio los puedan utilizar, ya sea gratis o pagando lo que se considere en concepto de un uso de la red.

Pero en nuestro país, el decreto 900/2015 obliga a regalar esos excedentes de energía a nuestra eléctrica que posiblemente, los venda para que los comercios de nuestro barrio los puedan utilizar.

La solución para no desperdiciar la producción de energía sería, instalar unos paneles que no produzcan más energía que el consumo que pueda tener el edificio.

El mantenimiento de las placas solares en una comunidad de vecinos.

Es muy importante que las placas solares tengan un buen mantenimiento ya que de ello dependerá el rendimiento y la vida útil de las mismas.  El plan de mantenimiento de las placas solares está previamente diseñado con el objetivo de alargar la vida útil de los paneles solares.

Hay que vigilar que no estén en contacto con elementos corrosivos, en el caso de que hayan placas solares que estén paradas y que no funcionen, es mejor taparlas y que no les de la luz directamente.

En el caso de las instalaciones fotovoltaicas se debe cuidar muy bien las baterías de las placas solares y en el caso de las de energía solar térmica, hay que tener especial cuidado con el purgado y los anticongelantes, para evitar que las placas se hielen y como hemos comentado antes, todo aquel material se pueda corroer.

Aunque la inversión inicial es elevada, las ventajas para una comunidad son muchas.

  • Tener placas solares en una comunidad de vecinos supone un ahorro anual de entre 120€ y 200€
  • Utilizar la energía que viene de las placas solares supone una reducción en la emisión de los gases al aire.
  • La instalación es sencilla
  • Tiene una vida útil de más de 30 años
  • Instalar un panel solar contribuye a una producción de trabajo de muchas persona. Desde la fabricación del panel solar, el diseño, la comercialización de las placas solares, la instalación de la placa solar, el mantenimiento…
  • Y lo más importante, el ahorro eléctrico que supone utilizar una placa solar.

¿Te gustaría compartir con tu comunidad de vecinos placas solares?

¡Te contamos las ventajas y desventajas de instalar placas solares!

¡Conoce nuestra filosofía designable! ¡Síguenos en facebook!