Seleccionar página

Se considera que la fachada de un edificio es una fachada vegetal cuando está cubierta por plantas trepadoras. Son aquellas plantas que van creciendo desde el suelo, dónde tienen sus raíces, y se van apoyando en la propia superficie del edificio para crecer. 

Instalar jardines verticales en las fachadas de los edificios es una de las soluciones más prácticas en aquellas ciudades en la que no hay espacio suficiente para tener zonas ajardinadas.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene que haber por lo menos entre 10 y 15 metros cuadrados de áreas verdes por habitante en las ciudades. En muchas ciudades se da el caso que no hay espacio suficiente para tener zonas verdes debido a la gran cantidad de población, por eso mismo, instalar jardines verticales en los edificios es una de las mejores soluciones. 

A las fachadas vegetales verticales también se les puede llamar fachadas verdes. Actualmente se han convertido en el recurso arquitectónico más en tendencia y utilizado en las ciudades, no solo por el diseño que aporta el edificio a las ciudades sino por los múltiples beneficios que aportan al medioambiente. 

Y es que, las plantas son las encargadas de absorber las emisiones de CO2, y van rebajando los niveles de contaminación de la atmósfera. Al mismo tiempo, la vegetación de la fachada vegetal actúa como una segunda piel del edificio mejorando la estabilidad térmica del edificio.

El arquitecto referente en este tipo de construcción es el francés Patrick Blanc. Durante sus últimos 20 años ha participado en numerosos proyectos de edificios con fachadas vegetales, como por ejemplo, el edificio madrileño CaixaForum. Se trata de una de sus obras más conocidas, situada sobre el Paseo del Prado, que consta de 24 metros verticales vegetales. 

Caixa Forum

La pequeña diferencia entre la fachada vegetal y el jardín vertical.

Se trata de dos conceptos muy parecidos pero con algún pequeña diferencia. En la fachada vegetal de un edificio se suelen utilizar sistemas de jardineras en los que se van colocando los diferentes tipos de plantas. El único inconveniente de esta técnica es que este tipo de planta se va metiendo por las propias grietas o cualquier espacio que pueda tener la estructura del edificio, de esta manera, pueden llegar a comprometer la propia estructura del edificio. 

En cambio, en los jardines verticales, se utilizan unas estructuras donde la vegetación se enreda y se va cogiendo y por la que va recibiendo toda el agua y los nutrientes necesarios para su desarrollo, de esta manera no llega a meterse por los espacios que puede llegar a a tener el edificios o por las propias grietas del edificio y no llega a dañar el edificio. 

Las ventajas de las fachadas vegetales.

Una de las principales ventajas de los edificios con fachada vegetal es el ahorro de espacio en las ciudades. Como comentábamos anteriormente, partimos de que las principales razones por las que crearon este tipo de edificio fue para ahorrar espacio por la falta de sitio y recursos en las ciudades.

Las fachadas verdes también mejoran la calidad del aire del edificio. Las plantas capturan el dióxido de carbono y producen oxígeno, reduciendo la contaminación de las ciudades. Además las plantas son las encargadas de absorber el polvo y todas las partículas del aire. Si unimos todo esto, conseguimos una mejor calidad de vida para las personas. 

Los edificios con fachadas vegetales adquieren un gran aislamiento tanto térmico como acústico. Las fachadas verdes reducen la temperatura ambiental del edificio. Las plantas absorben la radiación solar y regulan la temperatura, de este manera te ayudan a reducir los gastos para aclimatar el hogar

En las estaciones de más calor reducen el sobre calentamiento del sol en el edificio y en las estaciones más frías evitan el traspaso del calor del interior hacia el exterior. 

En cuanto al ruido, ocurriría lo mismo, el jardín vertical evita que el ruido del exterior traspase las paredes. 

Por supuesto, las fachadas vegetales aumentan la belleza de las ciudades, ya que llegan a disimular la estética de muchos de los edificios antiguos o con un mantenimiento malo. 

Y por último, las fachadas vegetales ayudan a proteger la fachada de las lluvias y las radiación ultravioleta. 

¿Te ha gustado el post? Te invitamos a que sigas leyendo nuestro blog.

¡No te olvides de seguirnos en facebook!