Seleccionar página

Los materiales constructivos sostenibles ayudan a reducir las emisiones del edificio y a ahorrar en su consumo, en el artículo de hoy te hablamos de algunos de los materiales que se emplean en la construcción y que son responsables con el medio ambiente.

Como ya hemos hablado muchas veces, los edificios causan el 40% de las emisiones de CO2 del planeta, y consumen, a su vez, el 40% de la energía mundial; incluyendo en este porcentaje, el proceso de fabricación, transporte de materiales y la demolición o rehabilitación de edificios.

Afortunadamente, existen variedad de alternativas a la hora de construir estos edificios para que su consumo y emisiones disminuyan.

Gracias al uso de estos materiales constructivos sostenibles y junto con la correcta elección de los factores de diseño arquitectónico, tales como la orientación, aislamiento contra puentes térmicos, cerramientos o la utilización de sistemas pasivos, se consigue un mayor ahorro energético además de una gran reducción de la huella de carbono del edificio, obteniendo así un edificio más sostenible y responsable con el medio ambiente.

Materiales Constructivos Sostenibles

Madera

La madera es un material tradicional, pero a su vez para muchos son desconocidos sus múltiples beneficios.

Este material es uno de los mejores ya que tiene el menor impacto ambiental en su proceso de producción y su ciclo de vida, además de estar considerado un sumidero de CO2.

Además, este material posee propiedades aislantes, que ayudan a mantener la temperatura óptima de la casa en todas las épocas del año, convirtiéndola en un material constructivo más sostenible y eficiente energéticamente.

A pesar de todo ello, para emplear este material en una construcción de edificios de manera sostenible, esta debe estar certificada, garantizando que procede de una tala responsable y que, por cada árbol talado, se planta otro.

Construyendo con este material se consigue ahorrar entre un 50 y un 60% de calefacción y aire acondicionado al año; con ella se construye a mayor velocidad y tiene un coste hasta 30% inferior que un edificio de hormigón o ladrillo.

Paneles OSB

Este material es un producto derivado de la madera, muy popular en Estados Unidos, y que, en los últimos años se ha empezado a usar en Europa.

Estos paneles o tableros OSB son una evolución de los paneles de contrachapado, que se forman con capas de virutas o astillas.

En su estructura, cada capa sigue una orientación en sentido perpendicular a la capa anterior, de esta manera se proporciona al material de un comportamiento homogéneo frente a la dilatación o fuerza en distintas direcciones.

materiales constructivos sostenibles

Este material está sellado con material impermeabilizante, para evitar la absorción de humedad, tiene una gran resistencia mecánica y, debido a que proviene de la madera, conserva las propiedades de aislamiento térmico.

Por otro lado, también es un excelente aislante acústico y puede ser recubierto con gran diversidad de materiales, como piedra natural, cerámica, etc.

Según los aditivos que se le incluyan a este material, este se subdivide en cuatro categorías distintas:

  • OSB – 1- se emplea en interiores o en decoración
  • OSB – 2- se usa en estructuras de carga cuando los ambientes son más secos.
  • OSB – 3- para estructuras de carga en ambientes más húmedos.
  • OSB – 4- para estructuras de carga con altas prestaciones.

Este material es una buena alternativa para elementos estructurales, construcción de fachadas, tabiques en interiores, mobiliario, suelos o techos.

Fibra de celulosa de papel reciclado

Este material es uno de los mejores aislantes si tenemos en cuenta el respeto al medio ambiente. El aislamiento de celulosa se compone de papel de periódico reciclado y tratado con sales de bórax que le proporcionan propiedad insecticidas, ignífugas y antifúngicas.

Este material se comporta como la madera, equilibrando la temperatura de la casa en todas las épocas del año, ya que su desfase térmico es de aproximadamente 8 horas; además de aislar acústicamente mucho mejor que los aislamientos tradicionales.

Por otro lado, los paneles de fibra de madera también son un material aislante y que procede de los residuos generados por las industrias de madera.

Gracias a la aplicación de colas y presión se obtiene un tablero que se emplea fundamentalmente como aislamiento térmico y acústico.

Además, mediante la incorporación de aditivos se le añaden propiedades especiales tales como la resistencia al fuego, insectos o la humedad.

Este material es muy ligero y manejable y se puede cortar fácilmente, facilitando su uso en obra; además de ser totalmente reciclables y compostables, por lo que no producen residuos.

Polipropileno, polibutileno y polietileno

Estos materiales son termoplásticos que funcionan como alternativa al PVC y son más respetuosos con el medio ambiente. Se pueden utilizar en sistemas de calefacción, conductos de agua sanitaria o transporte de aguas residuales, entre otras cosas.

También se suelen emplear en la impermeabilización de cubiertas y son más baratos desde el punto de vista medioambiental y no son tóxicos.

Estos son solo algunos de los materiales constructivos más responsables con el medio ambiente y que contribuyen al ahorro de energía y emisiones de CO2 de los edificios.

Y tú ¿sabes qué es un edificio sostenible y sus características? ¡Descúbrelo!