¿Qué cambios ha provocado el virus y el consiguiente confinamiento en la tecnología y la arquitectura ?

Hoy en el blog te contamos algunas tecnologías ya existentes pero de gran utilidad para evitar el contagio, y las innovaciones que se han producido en estos dos sectores para sobrellevar mejor la vida en interiores y garantizar la mejor seguridad, evitando contagios.

Nuevas tecnologías frente al contagio

Actualmente, en la fase de desescalada en la que nos encontramos, la mayor preocupación sigue siendo la protección frente al virus, debido a la mayor posibilidad de contacto con otras personas al salir de nuestros hogares. Por ello, las recientes búsquedas en Internet para comprar productos que eviten el contacto han aumentado considerablemente.

Es importante recalcar la importancia de esta gran demanda de productos sin contacto, pues supone una potencial revolución en nuestro estilo de vida y nuestra interacción con las tecnologías en el día a día. Un claro ejemplo de algunos avances tecnológicos ya existentes y que evitan en gran medida el contacto son las puertas automáticas, los dispensadores de jabón automáticos en los lavabos o incluso el pago digitalizado.

Pero estas no son las únicas que existen ya y nos pueden proteger frente al contagio, ya se están generando diversas soluciones tecnológicas para oficinas, espacios públicos, comercios e incluso viviendas; asegurando el transcurso normal de los puestos de trabajo y la vida cotidiana sin aumentar el riesgo de la propagación.

Cabe destacar que este sector aún es pequeño, pero debido a la necesidad y demanda este podría impulsarse y generar la transición hacia la arquitectura automatizada, según nos cuenta Archdaily en su reciente artículo sobre Arquitectura sin contacto.

En el mismo artículo se enumeran algunas de las innovaciones que se han generado frente a esta nueva situación y que presentan un gran avance tecnológico en este sector.

Iluminación activada por sensores de movimiento

Esto supone la eliminación del contacto innecesario y la posible propagación de enfermedades. Asimismo, supone un gran ahorro energético, lo cual resulta de gran importancia en términos de sostenibilidad y eficiencia del edificio.

Como sabemos, uno de los grandes desperdicios de energía es causado por de luces que encendemos y olvidamos apagar al dejar de necesitarlas. Este sencillo método eliminaría este desperdicio y reduciría significativamente el gasto energético.

Domótica o automatización del hogar

Otro de los ejemplos de tecnología que evita el contacto y del que ya hemos hablado anteriormente en nuestro artículo La automatización del hogar y sus beneficios y que es uno de los más populares en cuanto a tecnología sin contacto se refiere.

La domótica y la automatización del hogar supone el uso de aplicaciones de smartphones para controlar aspectos como la temperatura, iluminación o seguridad, entre otros.

En este caso también se elimina el contacto con los interruptores y, debido a que es accesible a través de dispositivos privados, esto facilita a los usuarios acceder a los datos o realizar cambios sin necesidad de contacto externo.

Además, cabe destacar que es fácilmente aplicable a diversos entornos, como oficinas, residencias, colegios, comercios…

Baños inteligentes

Los baños públicos son una gran fuente de contagios. Por ello, otro avance de gran interés actualmente son los sanitarios inteligentes, que funcionan a través de sensores y cuentan con temporizadores para su uso. Si bien es cierto que este tipo de baños ya existen y se emplean en muchos proyectos, la situación actual supone una gran oportunidad para su mayor implantación, así como el desarrollo de avances y mejoras en este campo.

Acceso por bluetooth o reconocimiento facial

A la hora de acceder a lugares como espacios de trabajo, existen diversas tecnologías que eliminan la necesidad de contacto, como son el acceso por bluetooth o el reconocimiento facial.

Estas tecnologías eliminan la necesidad de tocar una pantalla o usar una tarjeta para acceder, por ejemplo, al lugar de trabajo; lo cual evita en gran medida el contagio y facilita el acceso, sin necesidad de tarjetas o llaves innecesarias y fáciles de perder u olvidar.

Este tipo de accesos suponen una mayor precisión en la identificación, mayor higiene y supone un acceso más rápido y seguro para el usuario.

Tecnología contactless

Esta tecnología ya estaba muy presente en nuestras vidas antes del Coronavirus, pero debido a la preocupación por el contagio esta ha implementado ciertos cambios para evitar el contacto.

El contactless consiste en una tecnología que facilita la realización de pagos sin necesidad de contacto, es decir, a través de la comunicación NFC. Gracias a esto es posible realizar pajos con tarjeta o teléfonos móviles con tan solo acercarlos al datáfono, cuando antes requería introducirla y marcar el pin en el teclado o pantalla.

Esta tecnología requería teclear el número PIN si la transacción superaba los 20 euros; pero, debido a la situación actual y al temor de contagio, este límite se ha ampliado a 50 euros, facilitando evitar el contacto a los usuarios.

Pero, estos son solo algunos de los avances tecnológicos que están llevándose a cabo debido al Coronavirus; otras grandes e innovadoras tecnologías que caben destacar son los termómetros sin contacto, que miden la temperatura a gran escala de a través de luz infrarroja, algo que facilita a los sanitarios medir la temperatura de los posibles infectados, de manera rápida y sin necesidad de ningún tipo de contacto.

Por último, las aplicaciones móviles frente al contagio ya en funcionamiento en China, que otorgan un código QR a cada usuario y que se solicitan a los ciudadanos cuando estos quieren acceder a alguna zona protegida, tales como edificios, centros comerciales, etc.; y que consiste en un ‘DNI digital sanitario’ que informa del estado de salud del usuario. Este código cambia de color en función del riesgo y también otorga información sobre lugares en los que has estado y personas con las que te hayas podido relacionar, para tener constancia de si estas están infectadas y tus posibilidades de haberlo contraído.

Con todo esto podemos ver el gran impacto positivo que el Covid-19 ha producido en la tecnología y en el desarrollo de su innovación, permitiendo mejorar el día a día y reducir las interacciones que pueda suponer un contagio, por pequeñas que puedan parecer.

Estos son sólo algunos ejemplos de tecnologías sin contacto que están ayudando a frenar el virus a nivel mundial y que pueden ser una realidad en nuestra vida cotidiana de cara al futuro, pero existen otros cambios y necesidades importantes en nuestro estilo de vida tras el confinamiento , ¿los conoces?