Seleccionar página

Para celebrar que el pasado domingo 19 de abril fue el Día Mundial de La Bicicleta, hoy en el blog hablamos sobre una noticia muy favorable para este medio de transporte: el impulso de las bicicletas como medio de transporte frente al coronavirus.

Este periodo de confinamiento en el que nos encontramos no sólo ha favorecido enormemente a la reducción de la contaminación en la mayor parte del mundo, como os comentamos en el artículo del mes pasado: El lado positivo del confinamiento. Ahora además, en algunos países como China, se está favoreciendo el uso de bicicletas por diversos motivos.

Concretamente, en la región donde se desencadenó todo, Wuhan, paralizó todos sus servicios de transporte público, excepto las bicicletas, totalmente disponibles para la movilidad de los ciudadanos.

En esta región el uso de bicicletas como medio de transporte ha aumentado notablemente durante la crisis del coronavirus. Según datos de Hellobike, el número de viajes de larga distancia en Wuhan se triplicó del 22 al 24 del pasado mes de enero, cuando la ciudad quedó en cuarentena.

No olvidemos que en esta ciudad habitan 11 millones de personas que, ante las restricciones del gobierno en el uso del resto de transportes para evitar el contagio, han optado por el uso de las bicicletas como principal medio de transporte, ya que su uso es individual y esto asegura que no haya contacto entre personas, sin olvidar un hecho importante, ¡no contaminan!

En España, según datos del artículo de El País, sobre el impulso de la bicicleta como medio de transporte frente al coronavirus, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha señalado que la bicicleta es un medio seguro para desplazarse, ya que permite mantener la distancia de seguridad con otras personas.

Por ello, el Gobierno está a favor de impulsar la bicicleta como medio de transporte más seguro, al mismo tiempo que los expertos recomiendan aprovechar esta situación para poder modificar el actual modelo de movilidad a uno más sostenible, un hecho que ya se está produciendo en ciudades como México o Berlín, que han habilitado carriles bici temporales durante la pandemia.

Es evidente que la disminución en el uso de los coches y las restricciones generales de movilidad han ayudado enormemente a la bajada de la contaminación en muchas ciudades, lo cual nos muestra la mejora ambiental que se produce al reducir el uso de estos medios de transporte y los grandes beneficios de usar otros, como las bicicletas.

Según explica el profesor de la Urbanismo de la Universidad Politécnica de Valencia José Luis Miralles en el artículo de El País, el confinamiento ha reducido a la mitad la contaminación de las ciudades más pobladas de nuestro país. Asimismo, pide aprovechar la situación que estamos viviendo para ampliar y promover este medio de transporte, y disfrutar de sus numerosas ventajas, tanto para la salud como el medio ambiente.

En el caso de nuestra ciudad, Valencia, ya hace varios años que se esta promoviendo el uso de las bicicletas frente a los coches, habilitando más espacio para la circulación de estas y reduciendo los carriles para coches.

La evidente reducción de la contaminación debido a la ausencia de los coches presenta una gran oportunidad que nos ha hecho ver la importancia de cambiar el modelo de movilidad actual hacia uno menos contaminante, en este caso, el uso de bicicletas no solo reduce la contaminación, si no que, además, en la situación actual, nos protege de posibles contagios que podrían producirse, por ejemplo, a la hora de viajar en transporte público o compartir coche con otras personas.

En este sentido, ciudades como Barcelona ya están recomendando que los desplazamientos se produzcan en medios propios o andando, y recomiendan especialmente que sean medios sostenibles, como las bicicletas.

Aunque, cabe destacar que los servicios públicos de bicicletas se encuentran cerrados desde el inicio del confinamiento, los ayuntamientos se replantean re abrirlos, siempre teniendo en cuenta la mayor desinfección e higiene posible, con el uso de guantes por los usuarios y una desinfección de las bicicletas a diario.

Con todo esto vemos, una vez más, las grandes y sencillas mejoras que todos podemos implementar para reducir la contaminación de nuestras ciudades y llevar un estilo de vida más sostenible y concienciado con el medio ambiente.

Y tú, ¿conoces los medios de transporte ecológicos para ir por la ciudad sin contaminar?