A la hora de elegir la distribución de tu cocina, del mismo modo que el del resto de estancias de tu casa, puedes tener en cuenta las tendencias del momento, pero, la decoración de esta parte de la casa adquiere mayor relevancia si consideramos factores como la utilidad y practicidad de la distribución y el mobiliario, de modo que es recomendable que este siempre esté elegido en favor de la facilidad a la hora de cocinar y limpiar, además de la sensibilidad ecológica.

Teniendo en cuenta estos factores, a continuación, te traemos algunas ideas para elegir la distribución más eficiente para tu cocina, teniendo en cuenta las distintas zonas que la forman y sus utilidades.

Las características más relevantes para convertir tu cocina en la cocina ideal serían, fundamentalmente, la amplitud y luminosidad de esta.

Por ello, para optimizar la utilidad de las distintas zonas de trabajo, es importante tener en cuenta este sencillo método.

Triángulo de Trabajo

Esta división se emplea frecuentemente por profesionales a la hora de diseñar cocinas y se divide en tres zonas de trabajo diferenciadas y organizadas en forma de triángulo, las cuales son la zona de lavado (fregadero, lavavajillas…), la zona de almacenamiento (frigorífico, despensa…) y la zona de cocinado (horno, microondas, vitrocerámica…).

A partir de este triángulo, es importante saber que, según los expertos y para que su utilidad sea óptima, la suma de todos los lados no debes superar los 8 metros; y que individualmente sus lados no sean inferiores 1,20 metros aproximadamente, para facilitar el trabajo en las distintas zonas.

Esta distribución en forma de triángulo se puede tener en cuenta en los diversos tipos de cocinas: en forma de U, L, en paralelo, en isla o en línea.

Por otro lado, en cuanto al mobiliario de cocina según el tipo de cocina, podemos distinguir:

  • Para cocinas en forma de U: esta distribución será adecuada para cocinas cuadradas y la colocación de su mobiliario a lo largo de la encimera será, por un lado, la zona de barra o encimera, y por otro el fregadero y la zona de los fogones.
  •  Para cocinas en forma de L: si esta cocina es de un tamaño reducido, se recomienda colocar la mesa de comedor pegada a la pared libre, de este modo se aprovecha mejor el espacio.
  • Para cocinas con isla: esta distribución es la más adecuada para cocinas de gran tamaño, ya que de este modo se distribuye mejor el espacio y supone una superficie de trabajo extra, además de almacenaje si esta incluye armarios y cajones.
  • Para cocinas en línea: en este tipo de cocina la recomendación es que el mobiliario sea una línea de armarios uniforme y de colores claros, de este modo se logra dar una sensación de ensanchamiento a la estancia. Por otro lado, también es recomendable colocar una mesa o barra con banquetas en la pared contraria.

A continuación, vamos a daros algunas ideas sobre como distribuir los muebles en la cocina, desde un punto de vista de practicidad y máxima utilidad de la estancia.

Una buena forma de aprovechar el espacio de los rincones de los muebles son los módulos rinconeros y las columnas con estantes extraíbles, que os mostramos a continuación:

En cuanto a aspectos como el diseño y el color de los muebles, es recomendable que estos sean blancos o de cristal, ya que de este modo se aporta luz y se agranda el espacio.

Respecto al orden de los utensilios de cocina, una buena forma es equipando los cajones con divisiones interiores, de manera que estén agrupados por su tipología y podamos encontrarlos con facilidad.

Para reciclar con más facilidad y que te parezca lo más cómodo posible, resulta de gran ayuda implantar módulos de reciclaje junto al fregadero, como puedes ver en la siguiente imagen:

Estos son algunos de los factores que te recomendamos tener en cuenta a la hora de elegir y diseñar la distribución de tu cocina. ¡Esperamos que te sean de utilidad!