Seleccionar página

Hoy se celebra el Día Mundial de la Naturaleza que, si no lo sabías, se proclamó el 20 de diciembre de 2013, por la Asamblea General de la ONU, con el objetivo de concienciar a la sociedad acerca del valor de cuidar y mantener la fauna y la flora salvajes.

La fecha fue elegida el 3 de marzo porque este día es el aniversario de la aprobación de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres en 1973, que tiene un papel fundamental en cuanto a la protección de las especies respecto al comercio internacional.

Impacto de la sociedad en la naturaleza

Es importante tener en cuenta este día para concienciar a la sociedad del impacto que tiene nuestro estilo de vida en la naturaleza.

Las actividades humanas, generan en la naturaleza algunos impactos como la contaminación, el calentamiento global o la extinción de algunas especies animales.

Algunos de los impactos más relevantes son:

La contaminación del aire

Las emisiones de gases de efecto invernadero y la gran proliferación de las fábricas que lo generan ha provocado que el aire que respiramos sea nocivo, para plantas y animales.

Asimismo, la explotación minera o la combustión de hidrocarburos también han influido enormemente en esta contaminación del aire.

Según datos de la ONU, se producen más de 3 millones de muertes al año por causas relacionadas con la contaminación del aire.

Un ejemplo de esto es China, que alcanzó casi las 60 veces el límite máximo de PM 2,5; este es el material particulado respirable que se encuentra en la atmósfera de los centros urbanos en forma líquida o sólida.

La sobrepoblación

Esta es debida a los avances que se han producido en la medicina, que han ayudado a disminuir la tasa de mortalidad humana en gran medida, consecuencia de ello es esta sobrepoblación, que nos ha llevado a alcanzar los casi 8000 mil millones de personas en el planeta.

Por otro lado, y debido a esta sobrepoblación, nos hemos visto obligados a poblar zonas del planeta que antes eran los ‘pulmones verdes’, y ha supuesto una deforestación y una destrucción de los hábitats animales que los poblaban, además de un agotamiento de los recursos no renovables.

Exceso de desechos

Actualmente existe una grave dificultad para gestionar de manera correcta la gran cantidad de desechos que producimos cada día.

Los vertederos se encuentran abarrotados y son pocos los que cuentan aún con sistemas de reciclaje que ayuden al aprovechamiento de los materiales reutilizables.

Calentamiento global

Esta noción esta relacionada con la cantidad de dióxido de carbono que emitimos a la atmósfera. Este CO2 se ha visto incrementado enormemente desde la utilización de combustibles fósiles para la maquinaria.

Además de la contaminación que generan los coches que, también emiten este dióxido de carbono y otros más como el metano, produciendo el conocido efecto invernadero.

Extinción de especies animales

Existe gran cantidad de especies animales en peligro de extinción, debido a la falta de condiciones alimenticias y climáticas, además de la destrucción de su hábitat, por causas como por ejemplo los incendios.

Contaminación acústica

Este tipo de contaminación no se tiene muy en cuenta actualmente, pero afecta a gran cantidad de personas, sobre todo en los centros urbanos.

Esto es debido al tráfico o las obras, que suben los decibelios máximos a los que se debe someter el oído humano. Este tipo de contaminación puede afectar en gran media al sistema auditivo y está vinculada con enfermedades cardiovasculares o alteraciones del sueño.

Para finalizar, queremos destacar algunas de las acciones que se pueden llevar a cabo para mejorar nuestro entorno. Entre ellas encontramos: la reforestación, la protección de las especies, la reducción de la contaminación o la protección de especies.

Pero, si aún eres nuevo en esto de la sostenibilidad, puedes empezar por algo más sencillo… ¿Quieres conocer algunos trucos para ser más sostenible empezando por tu cocina?