Seleccionar página

Sí, sabemos que esta cuarentena se está haciendo un poquito larga, pero… ¡tenemos buenas noticias!

Recientemente la Agencia Espacial Europea ha revelado imágenes que nos muestran el gran descenso que se ha producido en la concentración de dióxido de nitrógeno entre los meses de enero y marzo en el norte de Italia.

Imagen del satélite Copernicus Sentinel-5P. (ESA)

Debido a la actual pandemia en la que nos encontramos y al consiguiente confinamiento decretado por los países más afectados, se ha reducido considerablemente la actividad industrial y el movimiento de vehículos en los mismos. Este hecho está dejando, aunque en menor medida, efectos positivos para el medio ambiente y la salud de las personas.

Algunos datos que ha facilitado el satélite de la Agencia Espacial Europea revelan que, sólo en China, se había reducido un 25% las emisiones de CO2. Cabe destacar que esta reducción en las emisiones de CO2 de China equivale a una reducción del 6% a nivel global.

Asimismo, en Italia también se apreció una disminución considerable de la concentración de gases contaminantes, como el dióxido de nitrógeno.

Gracias a este satélite, la ESA ha sido capaz de rastrear la contaminación causada por las personas, tales como emisiones provenientes de los tubos de escape de los coches o la mayor generación de electricidad. Es por esto que, debido a las actuales restricciones de movimiento en las ciudades de casi todo el mundo, el cierre de fábricas y empresas o el descenso en el uso de energía; han dado como resultado positivo el descenso de las emisiones de nitrógeno y dióxido.

Concretamente, en nuestro país, en la ciudad de Madrid la contaminación ha descendido un 35% en tan sólo una semana.

Es importante mencionar por otro lado que, sólo en nuestro país, la contaminación atmosférica causa 16.000 muertes al año, según datos de la Calidad del Aire autonómica.

Por otro lado, cabe destacar la importancia de la situación meteorológica para la limpieza y purificación del aire, la cual ha sido beneficiosa, ya que las fuertes lluvias, tormentas y rachas de viento contribuyen también a la mejora de la calidad del aire en la ciudad.

Cabe señalar también que el cierre de colegios, el teletrabajo que están llevando a cabo la mayor parte de las empresas y la reducción de los desplazamientos, por ejemplo en coche; además de la cancelación de eventos y festividades como Las Fallas, podrían suponer una gran mejora para la calidad del aire de todo nuestro país.

Hay que recalcar que estos datos no se prolongarán más tiempo de lo que pueda durar el confinamiento por la pandemia, lo cual no aporta una gran solución para el cambio climático, pero si nos da unos datos de gran utilidad para demostrar, una vez más, el efecto humano y las emisiones más contaminantes, como la industria y tráfico en este calentamiento global.

Y tú ¿qué haces en casa para contribuir a parar el cambio climático? ¿Quieres conocer algunos de nuestros consejos para vivir de manera ecológica?