Seleccionar página

Esta situación de confinamiento es totalmente nueva para todos y, como es evidente, ha producido una serie de cambios considerables en la forma en la que vivimos el día a día.

Ahora que pasamos todo el tiempo en casa y que las salidas son contadas y se realizan para adquirir alimentos, medicamentos o, en caso de los profesiones más indispensables, para ir a trabajar; estamos re descubriendo nuestras casas y, en extensión, nuestros edificios y comunidades de vecinos.

Puede que esta cuarentena también te haya hecho volver a descubrir tu casa y, en los mejores casos, enamorarte de ella. Quizá estés dando gracias que, el día que la elegiste, decidiste que era importante tener un despacho para trabajar, una terraza donde tomar el aire o unos amigables vecinos con los que charlar un rato. Es ahora cuando consideras la calidad de tus decisiones a la hora de elegir tu casa.

Pero, en el peor de los casos, puede que hayas descubierto que en su día hubo ciertas cosas que no tuviste en consideración o, quizá, que tras este momento histórico que estamos viviendo, tus prioridades dentro de tu casa han cambiado.

También es posible que, si bien tus decisiones respecto a la distribución de tu casa hoy te están amenizando las horas de cuarentena, la comunidad de vecinos de tu edificio quizá no tanto.

Actualmente son muchos los vecinos preocupados y molestos por los ruidos constantes que se producen en su comunidad, día tras día y fuera de horario. Pero, teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos actualmente, es probable es que las autoridades no atiendan las reclamaciones respecto a estos hechos a no ser que sean realmente serias. 

Por ello, la situación de confinamiento actual nos obliga, en cierto modo, a ser más pacientes con aquellos ruidos que puedan provocar nuestros vecinos, ya que la circunstancia es excepcional.

Por otro lado, otra de las grandes preocupaciones de los usuarios es la limpieza y las averías de las zonas comunes, pues durante esta cuarentena se han reducido estas actividades y, es posible que, si por ejemplo se averiase el ascensor, este tuviese que permanecer precintado unas semanas, lo cual dificultaría el movimiento de personas mayores, discapacitados, o simplemente la subida de la compra a casa.

En el caso de la limpieza de zonas comunes, esto cobra gran importancia, pues es el lugar que separa nuestras casas del exterior. Un lugar muy frecuentado y que necesita una desinfección a diario, pues puede ser un foco de transmisión del virus.

Con todo esto, se re descubre la importancia de que tu casa sea tuya y, en algunos casos, nuevas necesidades nacidas del confinamiento para el mayor disfrute y comodidad del hogar.

Es probable que, a la hora de elegir tu casa en su momento, no reparases en factores como el vecindario, las zonas comunes o, incluso, algunas partes de tu casa que ahora durante el confinamiento estás echando en falta.

Asimismo, se valora en gran medida en estos días el factor comunidad, pues estamos viendo en muchos edificios voluntariado por parte de vecinos para hacer la compra, ayudar en cualquier necesidad o incluso tener una charla amigable de ventana a ventana.  Con todo esto nos damos cuenta de que quizá ese sentimiento de comunidad con nuestros vecinos, no es algo prescindible y tiene gran relevancia, ya que nos puede hacer el día a día un poquito más agradable.

Y tú ¿cómo estás viviendo este confinamiento en tu casa? ¿Es tu casa realmente tu casa? Y si no es así ¿Conoces ya la filosofía designable?