Seleccionar página

Cada día que pasa somos un poquito más conscientes de la importancia que tiene hacer de nuestro planeta, un planeta saludable. Para ello, en este post, queremos daros a conocer algunos de los medios de transporte ecológicos más comunes con los que podemos desplazarnos perfectamente por la ciudad y además sin contaminar la ciudad en la que vivimos. ¿Te apetece?. 

Es innegable que cada vez más se fomenta el uso de el transporte público, el uso de la bicicleta o cualquier otro vehículo eléctrico que no contamine el medio ambiente o que haga por contaminar menos. Y es que, el cambio climático, cada vez está más presente en nuestras vidas.  

Hemos pasado de los veranos de los tres meses justos a veranos que duran hasta noviembre, navidades calurosas, el comienzo del frío que viene pasado el mes de noviembre y o hay lluvias muy fuertes o no llueve en todo el año… ¿Qué está pasando?

Por esto y por otras muchas otras causas, es imprescindible que tomemos consciencia de la importancia del cambio climático. Qué mejor que dejar atrás los vehículos que contaminan para darles paso a esos medios de transporte ecológicos que no contaminan y que igualmente, nos ayudan a movernos libremente por la ciudad.

Los vehículos eléctricos. 

El vehículo eléctrico es una de las mejores opciones de entre los diferentes medios de transporte ecológicos que ayudan a no contaminar, en el caso de tener que salir de la ciudad. En este caso hablamos del coche eléctrico o una motocicleta eléctrica. Y en el caso de moverte por la ciudad, los patinetes eléctricos o las bicicletas. Estas últimas opciones son desde luego la mejor opción para moverte por la ciudad.

Existe tanto la opción de comprárselo o la opción de alquilarlos. Cada vez hay más empresas que explotan este tipo de servicio. Para utilizarlo solo tienes que cogerla, activarla atrás de una app y hacer marcha. ¡Bien sencillo!

Es un servicio muy demandado porque evitas tener un vehículo propio, por lo tanto, en el caso del coche eléctrico o de las motos, te ahorrarías el gasto del seguro, el gasto de cargarlo… es decir, todos los gastos fijos que supone un vehículo y más de esas características y en el caso de el patinete o la bicicleta, no haría falta disponer de uno propio. Además de contribuir con el medio ambiente, no supone un gran gasto. 

¿Has pensado que supondría que todos usáramos alguno de estos medios de transporte?

Las bicicletas y patinetes.

¿Crees que es posible recorrer la ciudad en bicicleta o monopatín? ¿Por qué no?

En muchas ciudades vemos como diariamente hay personas que se recorren la ciudad tanto en bici como en patinete, ya sea para salir a tomar algo con los amigos, como para ir a trabajar o ir a estudiar cada día. Sin lugar a duda, resulta ser el vehículo preferido de los estudiantes, rápido y con gasto cero.

Este movimiento se inició hace unos años, sin la opción de que fueran bicicletas o patinetes eléctricos, y ya supuso un gran cambio. Desde luego, es la mejor opción para contribuir a vivir en una ciudad sin contaminación. 

Por ejemplo, si vas andando por Madrid, te encontrarás tanto la opción de alquilar bicicletas normales, como bicicletas eléctricas, para poder recorrerte la ciudad entera. 

Las bicicletas normales son una buena opción pero seguramente cuando llegues a tu destino necesitas una ducha. Quizá resulta un tanto incómodo para ir a trabajar. Aquí es donde entra el juego de las bicicletas eléctricas, con las que circulas igual de bien pero con mayor comodidad. 

El transporte público.

El transporte público no es la opción que más ayude a no contaminar porque sí que necesita la gasolina para funcionar, pero es cierto, que si todos usáramos el transporte público y no cogiéramos nuestros vehículos, no contaminaríamos tanto, ya que compartimos vehículo. Es una manera de reducir las emisiones de CO2 y de moverte por la ciudad de una manera más ecológica.

Por ejemplo, las grandes ciudades como Valencia o Madrid , cuentan con sistemas de transportes públicos como el tren, el metro, los autobuses tanto dentro de la ciudad como para salir de la ciudad, los taxis…

Si cada una de las personas que diariamente suelen viajar solos en sus vehículos se subieran a alguno de estos transportes públicos se reducirían visiblemente las emisiones de CO2. 

El transporte público se convierte en el reclamo social que muestra el compromiso dirigido al medio ambiente.

Si cada uno de nosotros utilizáramos alguno de estos medios de transporte ecológicos de manera habitual, viviríamos en un mundo más limpio y menos contaminado. ¿Te unes a este movimiento?

¿Podrías vivir sin coche en la ciudad?

¡Síguenos en facebook!